De muerte a vida - Entrega #8




Consumado es




Hola soy el pastor Eduardo Torres y les saludo de Sterrett, Alabama, recuerda que en la entrega que te hice ayer, te dije que Jesús es suficiente. Nadie en toda la creación ha hecho por ti el sacrificio que Jesús hizo para salvarte. También escribí que la salvación es un regalo de Dios, ni siquiera se puede decir que esa redención es gratis, no, ella tiene un costo, pero ese precio lo pagó Jesús con su preciosa sangre para que ni tu ni yo tuviéramos que pagarlo.  Y todo eso se acepta por fe, no haciendo o pagando nada para obtenerla.

Tienes que por fe creerle a Dios cuando te dice “Porque Cristo murió por los pecados [de ustedes] una vez por todas, el justo por los injustos, a fin de llevarlos a ustedes a Dios. Él sufrió la muerte en su cuerpo [por cada uno de ustedes], pero el Espíritu hizo que volviera a la vida." (1Pedro 3:18--- lo que está entre los corchetes [] lo escribí yo para dar contexto al pasaje) y también por fe, "somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre." Es un acto completo, en este texto entendemos que el Señor Jesús ofreció a la justicia de Dios una expiación absolutamente completa y satisfactoria por Su sufrimiento y Su muerte y lo hizo por las mujeres y por los hombres culpables de pecado. No hay necesidad de ninguna otra ofrenda por el pecado. Jesús dijo en la cruz en un momento antes morir "Consumado es" Él sólo ha purgado nuestros pecados.

¿Acaso tu corazón y el mío no sienten el gozo al pensar que el Señor Jesucristo ha ofrecido una expiación perfecta, un pago completo, cubriéndolo todo, quitando cada obstáculo a la misericordia de Dios, limpiando el camino para que el Señor te justifique aun siendo culpable sin merecer Su perdón? Amigo, amiga ni tú, ni yo ni nadie necesita traer nada más, ni ninguna cosa propia con la cual queramos apaciguar la ira de Dios; pero puedes venir tal como eres, culpable y manchado por el pecado, y desde este momento podrás utilizar como argumento esta preciosa sangre que ha llevado a cabo una expiación eficaz por Él. ¡Oh amigo y amiga! acepta esta doctrina, siente las dulces experiencias que fluyen de ella, y ponte ahora en la presencia de Dios sin temor: pues de manera perfecta ha hablado la sangre a favor tuyo ante Dios, pídele a Dios perdón por tu falta, por tu pecado y ruégale que te reciba como su hijo(a) y te dé, el privilegio de la redención y de seguir a Jesús.

Gracias amigos míos por leer cada mensaje que les mando, sigamos orando y como les digo “vivamos en victoria” y oremos “el uno por el otro y el otro por el uno”.  Dios te bendiga, recuerda que tú y yo nos amamos, eres muy especial para mí y para el SEÑOR.

Mañana continuamos, Bendiciones. 

Quiero invitarle a la página "La Palabra de Verdad" en Facebook


-->

Descargar en PDF