De muerte a vida - Entrega #10






Huir o aferrarnos





Hola mis constantes amigos y mis amigas, hoy tengo mis pilas más cargadas, y espero que tú también, nuestra reflexión de hoy (que se ha convertido en un estudio hasta hoy) tiene que ver con una de dos opciones que la vida nos presenta de forma personal a cada hombre y mujer de este planeta.  Amigos míos en general, estamos entrando a recta final y en esta parte es irrebatible el hecho de que el Evangelio de Jesucristo es importante porque la eternidad es infinita y nuestra respuesta a Cristo y al Evangelio determinan en dónde pasaremos la eternidad. Las características de Dios son eternas. Desde Romanos 1:18-20 vemos que el poder de Dios es eterno. Romanos 2 nos dice que el juicio de Dios es eterno. La Biblia nos presenta en los primeros ocho capítulos de Romanos, dos opciones: (1) huir de Jesús; (2) o aferrarnos a Jesús.  Todas las personas del mundo, desde el comienzo de la creación, se han enfrentado a estas dos opciones, huir de Jesús o asirse a Jesús, y la eternidad depende de nuestra respuesta a estas dos opciones. La vida y la muerte se ponen en una balanza y no hay tercera opción, o eres frio o eres caliente, pero nunca tibio, Jesús en Apocalipsis 3:16 dice: “Por tanto, como no eres ni frío ni caliente, sino tibio, estoy por vomitarte de mi boca”. Recuerda que el pecado que se originó en el Edén es “la desobediencia”, parafraseando este versículo dice: o me obedeces o no me obedeces, dice el SEÑOR, no acepto obediencias a medias. Esto nos explica la importancia del Evangelio y lo importante de incrustarlo en nuestra vida ya que nuestro destino eterno depende de nuestra respuesta a Cristo. Lo que quiero mostrarle en esta última parte de estas reflexiones son las opciones que tenemos delante de nosotros, basándonos en lo que hemos estudiado hasta este punto.

Así que comencemos a analizar la primera opción:  ¿Huiremos de Jesús? Podemos elegir ahora mismo vivir sin Cristo.  Y pensar, “Ahora vivo para mí, sin Cristo… no quiero tener nada con Jesús”, esto diría Pablo de haber tomado esta opción. Esto es negar a Cristo verbalmente, tal vez nosotros lo hacemos de forma más sutil; Quizás vamos a la iglesia, quizás nos involucramos en el servicio, quizás creemos que Jesús murió en la cruz y se levantó de entre los muertos, pero nunca llegamos al punto de tener un encuentro íntimo y personal con Él como Señor de nuestras vidas porque vivimos la vida a nuestra manera, bajo nuestro propio señorío, esto se le llama vínculo religioso con Jesús, solo eso, es como un vínculo familiar que no se llega a arraigar. Esta es una clara ilustración de una religión superficial, escogemos vivir sin Cristo ya sea de manera deliberada o no. Esta es una de las opciones. Ahora si decidimos vivir sin Cristo entonces es claro de que podemos elegir ahora mismo morir sin Cristo para siempre.

Y debo detenerme aquí, pidiéndote que reflexiones sobre este punto, para que mañana tengas la oportunidad de tomar tu decisión, ver la siguiente opción, pero medita en esto muy bien.   Nuevamente gracias mi amiga y mi amigo por leer estas reflexiones que te mando, no paremos de orar, hazlo ahora y ruega a Dios que tu espíritu se renueve con su poder y así el Espíritu Santo tome el control completo de tu vida espiritual, física y económica.  Nuevamente te reitero Dios te bendiga, te quiero mucho.   Se fuerte y valiente, confía en Jesús, no te apartes de la Biblia, léela, Él hará el resto.

Mañana continuamos, Bendiciones. 

Quiero invitarle a la página "La Palabra de Verdad" en Facebook




-->