De muerte a vida - Entrega #11




Vivir y Morir sin Cristo





Hola mis queridos lectores, soy el pastor Eduardo Torres desde este caluroso lugar de Alabama, espero que estén bien de salud y ánimo en este día. Gracias a Dios, el único merecedor de Gloria que tenemos este precioso medio para comunicarnos.

En la entrega pasada quedamos en que debíamos escoger si vivir con Cristo, o sin Él.  Ahora si decidimos vivir sin Cristo entonces es claro de que podemos elegir ahora mismo morir sin Cristo para siempre, pues “la paga del pecado es muerte” y morir sin Cristo, es morir sin la salvación, es morir en el pecado.  Es morir sin haber sido perdonado, sin ser limpio por la sangre de Cristo.  Es morir en mi condenación por causa de nuestras obras, sean malas o sean buenas, pues solo la salvación es en Cristo y no por las obras de la ley (Efesios 2:8-9)    La Biblia no enseña que al morir te iras a pasar unas vacaciones por un determinado tiempo en algún lugar que no es el cielo, y durante esas vacaciones te vas a purificar, ¡NO! La Biblia literalmente dice que no te salvarás.  Al partir de aquí, es el cielo o el infierno, este último descrito en Apocalipsis 14:11 así: “El humo de ese tormento sube por los siglos de los siglos. No habrá descanso ni de día ni de noche para el que adore a la bestia y su imagen, ni para quien se deje poner la marca de su nombre”. Apocalipsis 20:15 dice: “Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego”. En el versículo 10, la Biblia utiliza la palabra más fuerte que existe en griego para definir un tiempo que nunca acaba, allí dice: “Si alguien adora a la bestia y a su imagen, y se deja poner en la frente o en la mano la marca de la bestia, beberá también el vino del furor de Dios, que en la copa de su ira está puro, no diluido. Será atormentado con fuego y azufre, en presencia de los santos ángeles y del Cordero” Siento mucho hablar de este tema, pero está en la Biblia y no tengo excusa.  Quiero pedirte que le des la seriedad que amerita este asunto. Cuando tú mueras, tienes dos opciones: Gozo Eterno o Sufrimiento eterno. ¿En cuál de los dos te encuentras? El adversario lo único que busca, día tras día, es tratar de llenar tu mente con tantas cosas vanas pues a él le fascina que pongas tu enfoque en todas esas cosas para que no tengas ni tiempo de pensar en la eternidad que nos espera, bien en la ira eterna o bien en la vida eterna y ninguna de esas cosas en las que estás invirtiendo tu tiempo importarán en la eternidad. Quiero animarte a que conozcas a Jesús como tu Señor y Salvador. Deja lo temporal a un lado, a que en medio de todas las cosas que nos rodean a diario: los deportes, el trabajo, nuestro hogar, nuestros hijos, nuestros estudios, la economía, nuestros conflictos, la televisión, nuestras computadoras, nuestros celulares, etc. pienses en la realidad eterna que te espera. Te animo a no desperdiciar ni un segundo más, pues cada minuto que pasa es un minuto más que nos acerca a una de estas dos eternidades.

Dios te bendiga amiga o amigo con toda bendición. Te quiero mucho.    Mañana continuamos, Bendiciones. 

Quiero invitarle a la página "La Palabra de Verdad" en Facebook

YouTube  Extracto del film “La Rebelión de KAUTOKEINO” el video completo esta en:La rebelión de Kautokeino
 Descargar en PDF
-->