Dios sabe escucharnos

En medio de la angustia clamé al Señor, y él me respondió y me dio libertad.” – (Salmo 118:5-RVC)

Un hombre pasaba por un gran sufrimiento. Al ver que sus amigos trataban de consolarle, les dijo: “El mejor consuelo que ustedes me pueden dar es escuchar con atención mis palabras”.

Y es exactamente eso lo que necesitamos cuando pasamos por problemas: alguien que esté dispuesto a escucharnos. Ese ‘alguien’ es Dios. Él quiere que le cuentes tus problemas, tus frustraciones, tus miedos, tus fracasos, y también tus alegrías y tus anhelos. Presenta todo lo que está en tu corazón a Dios, y él te mostrará cuánto te ama, dándote fuerzas por medio de su Santa Palabra, que dice: “En medio de la angustia clamé al Señor, y él me respondió y me dio libertad.” (Salmo 118:5).

ORACIÓN: Querido salvador Jesús, gracias porque me escuchas con tanta atención y cariño. Llena mi corazón con tu Palabra para que allí encuentre el consuelo y la fuerza que solamente tú puedes darme. Amén.

Todo lo anterior pertenece a © Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

Mi Reflexión

Hoy estuve con el SEÑOR y leí esta reflexión en “Cristo para todas las Naciones” y es lo que sucede en mi vida ahora que estoy jubilado (retirado -retired, como dicen acá) dispongo de un mayor tiempo para meditar en la Palabra, compartir con el SEÑOR, alabarle, agradécele y pidiéndole por mi familia, mis hermanos y algunas personas que me escriben sus peticiones. Es un ministerio que ya uno en condiciones de vida cómo la mía, desarrolla para el beneficio de la iglesia de Jesucristo, no hay barreras de denominaciones, es abrir la vida a todos para llevarlos a la presencia de Dios, al centro de su propio Ser. Es ahora cuando nada me estorba, nada me distrae y puedo escucharle a Él con más detenimiento, sin apuros, sin horarios, sin interrupciones (cuando uno está jubilado casi nadie te visita, casi nadie te llama) y eso me da más oportunidad para disfrutar con Él. Puedo llevarle mis problemas y siento su poder porque “En medio de la angustia clamó al SEÑOR, y Él me responde y me da libertad.” (Salmo 118:5-RVC).

Entonces, todos nosotros, tu y yo “Por tanto, acerquémonos confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para cuando necesitemos ayuda.”. (Hebreos 4:16 - RVC).  Sé que tienes como yo, necesidades, angustias, penas, pero también alegrías, victorias, gozo, sea lo que sea, tengas lo que tengas, escríbeme específicamente a este correo edutomarhot@gmail.com ese es el correo cálido, vivo de la oración y la Palabra, es allí donde recibo las peticiones que con vehemencia llevó al trono de la gracia. Quiero acompañarte.

Pastor Eduardo Torres

-->



      

CRISTO CONQUISTADOR DE LA MUERTE
Una verdad para ser creída

Juan 11:1-44


En la vida se manejan los detalles sobre la base de la verdad, y el tema que nos trae hoy aquí, “aceptar que Jesús resucitó a Lázaro de la muerte y que Él mismo Jesús resucitó de entre los muertos” es más que un detalle religioso.  No es una cuestión de preferencias, y mucho menos es pensar en esto y tomar una posición sin haber investigado.  La fe es central en todo esto y el núcleo de la fe es la verdad. En base a aceptar o no la resurrección de Lázaro por mano de Jesús, nos lleva a creer o no en la misma resurrección de Cristo; no nos parece lo mismo que alguien tenga el poder de resucitar a un muerto, que resucitar a sí mismo de la muerte y esto en definitiva es una cuestión que determina donde pasaremos la eternidad.  Esto nos trae una interrogante ¿Jesús levanto a Lázaro de entre los muertos?
Yo no estoy aquí hablando de reanimación, ni de reencarnación.  Estoy hablando que el cadáver de Lázaro tenía cuatro días de haber sido sepultado Jesús lo volvió a la vida y salió de su tumba; así mismo el cadáver de Jesús fue sepultado y luego al tercer día volvió a vivir, resucitó.  La historia de este pasaje se narra así:  Lázaro estaba enfermo: El capítulo empieza narrando la enfermedad de lázaro y el hecho es que Jesús estaba consciente de ello v.1-3 ¿Qué dice Jesús al respecto?  -  Jesús no va inmediatamente el mismo día en que se entera de la triste noticia, pero además expresa que tal enfermedad es para que Dios sea glorificado, que no es para muerte, dice para muerte, no dice de muerte.  Jesús dice a sus discípulos en el versículo 11Nuestro amigo Lázaro duerme, pero voy para despertarlo, ellos siempre con poca fe, no captan el mensaje de Cristo.  Fíjate amigo lector “no es para muerte” --- “nuestro amigo Lázaro duerme, voy a despertarle” saquemos nuestro entendimiento del cajón… piensa allí “un día voy a morir, más como he creído en Cristo, Él volverá en otro día y me va a despertar” ¿crees esto? Creer en Jesús esta bien, Creerle a Jesús es la clave; amigo lector, ¿crees en las palabras de Jesús? ¿crees tú en Sus promesas? ¿en Sus juicios?
Lázaro murió realmente (leer v.14), pero su fin no sería la muerte, pues Jesús iba a intervenir, y cuando Él interviene, la muerte no tiene la victoria final. Dice Romanos 6:8-9 “Así que, si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él.  Sabemos que Cristo resucitó y que no volverá a morir, pues la muerte ya no tiene poder sobre él. Es a esta forma de creer lo que llamo una fe madura; pero tal fe no es nuestra, no proviene de nosotros, es un don de Dios, no es el resultado de nuestro intelecto, tampoco es un paso a ciegas, dice Efesios 2:8 al 10:  Ciertamente la gracia de Dios los ha salvado por medio de la fe. Ésta [fe] no nació de ustedes, sino que es un don de Dios; ni es resultado de las obras, para que nadie se vanaglorie Nosotros somos hechura suya; hemos sido creados en Cristo Jesús para realizar buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que vivamos de acuerdo con ellas.  Cuando una persona da el paso para salvación, la Biblia enseña, según este pasaje y muchos otros más, que ellos han sido salvados porque aceptaron el amor de Dios. Ninguno de se ganó la salvación, sino que Dios se la regaló, es un don.  La salvación de esas personas no es el resultado de sus propios esfuerzos. Por eso nadie puede sentirse orgulloso de llegar a ser salvo.  Nosotros somos creación de Dios. Por nuestra unión con Jesucristo, nos creó para que vivamos haciendo el bien, lo cual Dios ya había planeado desde antes, y el SEÑOR no tiene plan “B”.  Por lo tanto y para continuar con la idea anterior, continúo diciendo que es Jesús quien madura nuestra fe.  Fíjate en esto amigo lector, o amiga lectora… Lázaro ya estaba muerto y Jesús se alegra de ello, y su alegría es por sus discípulos, es por ti y por mí.  Pero lo que Jesús quiere con esto es madurar la fe de ellos y de nosotros, Él se los dice: “Lázaro ha muerto; y me alegro por ustedes, de no haber estado allí cuando murió, para que ustedes crean de una vez”, (Vv.14-15).   Expliquémonos esto:
    1)    Dios da oportunidad para madurar nuestra fe, Jesús les enseñó con esa experiencia que Él tiene “Poder sobre la muerte”, el poder de la Resurrección. En Mateo 16:21 Jesús dice a sus discípulos: “…Tendré que ir a Jerusalén, y los líderes del país, los sacerdotes principales y los maestros de la Ley me harán sufrir mucho. Allí van a matarme, pero tres días después resucitaré.” Ellos como a muchos de nosotros nos falta madurar en nuestra fe…
    2)    Dios está más interesado en nuestra confianza y profundizar nuestra relación con Él, que ofrecernos comodidad, en la profunda relación con Dios existe la adversidad, más no el desaliento, existe el dolor, más no la duda, existe la humildad, más no la soberbia.
    3)    Si confiamos en Jesús, Él obrará en cada detalle de nuestra vida, incluyendo, el dolor, la adversidad, la soledad, la angustia, la traición, la enfermedad y hasta la muerte “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse…”; Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Rom. 8:18, 28). Sigamos la historia…

En ese momento Martha llega apesadumbrada, …y comenzó a quejarse por lo que le estaba pasando a ella, por su dolor, por su perdida… V.21-24 “Y Marta le dijo a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Pero también sé ahora que todo lo que le pidas a Dios, Dios te lo concederá.» Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.» Marta le dijo: «Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final.»”.
Marta recibe a Jesús con el título Señor y con el sentido pleno de la palabra, y expresa su fe en el poder de él para evitar la muerte, pero no se atreve a abrigar la esperanza de una resurrección, especialmente después de “cuatro días”.
Lo que Martha no capto, y lo que hoy muchos no asimilan es lo que Jesús le revela luego, en V.25-27 ”…Martha, Yo soy la resurrección y la vida…No soy la muerte, soy la vida y el que cree en mi, aunque este muerto vivirá!!!”    Jesús es dador de vida, Jesús es la vida, el lo dijo de si mismo, “…yo soy la vida…” Juan 14:6 y ahora agrega y así está en el griego: “…el que esté creyendo en mi aunque muera vivirá... y todo aquel que vive confiando profundamente en mi de ninguna manera morirá”.[1] No importa cuanto tiempo tenga de haber muerto, Yo lo resucitaré dice el Señor.  Entendemos que las palabras de Marta expresan más bien lamento, aflicción que reproche.  Entonces Jesús se dispone a demostrar su autoridad y poder lo que dijo de sí mismo y de Lázaro en cuanto a la resurrección, y lega a la tumba donde están los restos de su amigo.  “¿Dónde lo pusiste? pregunta, y el escenario cambia, de dudas, quejas, aflicción, lamento; ¡ahora está la expectativa, la incógnita, de la expresión! !Señor si hubieras estado aquí!  ¿qué piensas hacer, si ya hiede? Y a pesar de la gran fe que tenían en Jesús, ni ellas ni los apóstoles sospechaban lo que acontecería.

Tu y yo vivimos muchas veces con la expectativa de lo que pasará, tu y yo no tenemos la suficiente fe para creer por si mismo en el poder de Jesús, hay veces que nuestras esperanzas hieden de lo muerta que están, sin darnos cuenta que hay un Dios vivo que cambia la muerte en vida.

En el versículo 35 dice que “Jesús lloró”. Eran lágrimas de compasión, en el texto original en griego dice que Jesús derramó lágrimas (εδακρυσενDerramó lágrimas / ο el / ιησουςJesús), Compasión ¿por quién? Tal vez por su amigo, o por el dolor de la familia; o lágrimas de indignación por la incredulidad de los judíos quienes, a pesar de que había presenciado tantas señales y escuchado tantas enseñanzas, todavía lo rechazaban y, más, estaban tramando su muerte.  O, quizás ambas emociones estaban expresándose por medio de las lágrimas. En todo caso, las mismas lágrimas revelan la naturaleza humana, compasiva y sensible del Mesías.
Quiten la piedra… y Martha repite insiste, de otra manera, pero insiste «Señor, ya huele mal, pues ha estado allí cuatro días.» le dijo [Jesús]: «¿No te he dicho que, si crees, verás la gloria de Dios?» V.41…Ellos quitaron la piedra… Hicieron lo natural, pero Jesús hizo lo sobrenatural… Con Su autoridad y Poder dijo: «Padre, te doy gracias por haberme escuchado.  Yo sabía que siempre me escuchas; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado  Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto resucitó” (11:41-44)

Quita hoy esa piedra de la duda, quita esa piedra de carnalidad, quita esa piedra de temor, quita esa piedra de culpa, quita esa piedra de falta de perdón, quita esa piedra de falta de consagración… Y luego alza tu voz y ordénale a esas situaciones en las cuales ya habías perdido la esperanza, ordénales que vivan y vivirán…

Amigos, Jesús aquí declaro ser la vida y la resurrección, además Él anunció su muerte y su resurrección (Marcos 8:31; 9:31; 10:33-34),. Hoy celebramos la resurrección de Jesús.  Él murió en la cruz y sus restos fueron sepultados, mas como Él prometió, se levantó de la muerte venciendo a la muerte misma.  Al resucitar de entre los muertos el demuestra que es el Señor.  Él tiene autoridad absoluta sobre la vida y sobre la muerte, lo que lo hace … Él es el Señor de la vida y la muerte.  En Juan 10:17-18 Él dice: “Por eso me ama el Padre: porque entrego mi vida para volver a recibirla. Nadie me la arrebata, sino que yo la entrego por mi propia voluntad.  Tengo autoridad para entregarla, y tengo también autoridad para volver a recibirla.  Éste es el mandamiento que recibí de mi Padre.”  Esta historia hoy contada nos da la certeza que como lo hizo con Lázaro, así lo hará con nosotros.   Estamos muerto en nuestros delitos y pecados (Efesios 2:1), entonces la muerte es consecuencia del pecado.  La realidad es que la muerte es el pago por el pecado, mas, si Jesús resucito de los muertos, y es el Señor de la vida y la muerte, del pecado y por ende de Satanás, repitamos como Pablo "¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? "El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo. (I Corintios 15:55-57)
Ahora no se trata de Lázaro, él solo es un ejemplo del poder de Dios sobre nosotros;  Ahora se trata del mismo Cristo, si Jesús no hubiese resucitado, vana sería nuestra fe y nuestra esperanza, la de Lázaro y la nuestra (1Cor 15:14, 17)  Ahora Jesús reina soberanamente sobre nosotros.  Independientemente de si creemos o no, El es el Rey, El es el Señor del universo.  No le elegimos a El como nuestro Señor.  El es el Señor sobre todo ser viviente, crea en El o no.  El resucitó, entonces es el Rey, y aunque Él nos ….Él nos ama profundamente,  Él nos juzgará para la eternidad. 
¡Jesús resucitó de entre los muertos!, ¡Jesús reina sobre nosotros soberanamente! Él nos ama profundamente, y él nos juzgará Juan 5:21, cuando Jesús dice estas palabras: "Porque, así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a quienes a él le place" . "Además, el Padre no juzga a nadie, sino que todo juicio lo ha delegado en el Hijo” (Juan 5:22) El Padre ha confiado el juicio al Hijo. Ahora bien, esta es una muy buena noticia. Esta es una buena noticia porque el juez que juzga para toda la eternidad ha pagado el precio por nuestros pecados. Así que si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo de tu pecado. Te salvarás del juicio eterno. Se te dará la vida eterna. Esto es lo que Jesús habló de una y otra y otra vez.

La pregunta personal ...

¿Tu crees en la resurrección de Jesús? Hoy nos encontramos con la verdad para ser creída y confiada. Si su respuesta a esta pregunta es no, "No, yo no creo en la resurrección de Jesús", entonces la carga de la prueba recae sobre usted. Te reto.   Si crees, ríndete ahora al señorío de Jesús.  Al que levanto a su amigo de la muerte, hazlo tu amigo hoy y así como el resucitó, también te resucitará en aquel día. Y lo que les pido a cada lector de este artículo que si dice: "Sí, creo en la resurrección de Jesús”, que de un paso más allá, para entender lo que la Biblia está enseñando cuando se trata de creencias ¡confiesa con tu boca que Jesús es el Señor! No es que hay magia en las palabras, no, pero si hay una condición de un corazón que dice "Sí".  Hoy debes creer Jesús murió en la cruz y resucitó de la tumba, hoy debes creer que Él es el Señor sobre tu vida. El señor de tu vida no es tu trabajo, no tu carrera, no es tu familia, no esto o aquello, no son las cosas, no es tu casa, ¡no! el Señor es Jesús, el que un día como hoy resucitó y que como a lázaro, al poder de su voz nos resucitará un día. Él es el Señor. Ésta es la confesión del cristianismo de principio a fin en el Nuevo Testamento. Él es el Señor.

E.Torres-Martínez

[1]  ειπεν→ Dijo αυτη→ a ella ο→ el ιησους→ Jesús εγω→ Yo ειμι→ soy/estoy siendo η→ la/el αναστασις→  Resurrección /levantamiento και→ y η→ la ζωη→ vida ο→ el πιστευων→ creyente/creyendo/(confiando) εις→ en/en un/en una /para /por /hacia dentro εμε→ a m. καν→ y si αποθανη→ muera ζησεται→ vivir.
Dijo a ella Jesús, Yo estoy siendo [PP] la resurrección y la vida, el que esté creyendo confiando hacia adentro en mi [PP], si muere, vivirá   Presente Perfecto







-->





EL DIA DE LA RECONCILIACIÓN 


Lucas 23:44-46
Desde el mediodía y hasta las tres de la tarde hubo tinieblas sobre toda la tierra. El sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por la mitad. En ese momento Jesús clamó a gran voz, y dijo: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.» Y después de haber dicho esto, expiró.” (RVC).

Marcos 15:37-38
“Pero Jesús lanzó un fuerte grito y murió. En ese momento el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.”(RVC)

¿Cómo se habrán sentido los sacerdotes que estaban cumpliendo con sus tareas en el templo ese Viernes Santo, preparándose para observar el Shabbat?   El pueblo de Israel se preparaba para la observancia del Shabbat.  Desde el más humilde de los hogares hasta el Templo y sus sacerdotes. Era el Sábado, el sagrado día del descanso según la ley mosaica y la tradición judía. El término Shabbat proviene del hebreo que quiere decir “descanso” y de ahí se deriva la palabra sábado.   Pero antes de la llegada del día de descanso, todos estaban consternados, no solo por los rumores de que habían crucificado al enviado de Dios, también por los rumores de su resurrección al tercer día de su muerte. A todo esto, se une, a la hora del mediodía un tiempo de penumbras, el día se obscureció, la luz del sol no alumbró. A pocas horas un terremoto sacude la tierra, pero lo más impresionante, y lo presencian los sacerdotes y los que les acompañaban en ese momento, fue que el velo del templo[i], la gran cortina que separaba el lugar santo del lugar santísimo[ii]se rasgó en dos, desde la cenefa hasta su borde inferior. Tenía 20 metros de altura y diez centímetros de espesor. Ahora el lugar Santísimo se veía desde el lugar Santo. Conmovidos y paralizados los presentes en el templo, veían a donde solo una vez al año el sumo sacerdote entraba para oficiar el sacrificio. Era allí donde estaba la presencia de Dios y el velo ya abierto mostraba la gloria de Dios a todo el mundo. Jesús por medio de su muerte quitó la barrera que existía para estar en la propia presencia de su Padre, y ahora, dice Hebreos 10:19-20: “Hermanos, puesto que con toda libertad podemos entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, es decir, de su propio cuerpo,” (RVC). 

En aquel día hubo gran terror en Jerusalén y específicamente en el templo, hoy ya no tenemos miedo, el SEÑOR a través de Su Hijo nos abrió el camino a Él, pues Él es ese Camino, Jesús lo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6 - RVC). Ahora somos sus hijos, al creer que Jesucristo, su Hijo, es nuestro Salvador y es el SEÑOR, nos gozamos en la verdad escrita, Su promesa: “...puesto que con toda libertad podemos entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, es decir, de su propio cuerpo, y puesto que tenemos un gran sacerdote al frente de la casa de Dios, acerquémonos con un corazón sincero, y con la plena seguridad de la fe, con el corazón purificado de una mala conciencia, y con el cuerpo lavado en agua pura. Mantengamos firme y sin fluctuar la esperanza que profesamos, porque fiel es el que prometió.
(Hebreos 10:19-23 RVC). Para Él sea la Gloria por siempre, estemos alegres, Su muerte fue un doloroso sacrificó que Jesús aceptó sufrir por nuestro pecado, que nos separaba del Padre como aquella gran cortina, y que se abrió para dejarnos estar delante del Él, en la Presencia del Padre en el gran Día de la Reconciliación.    Mi oración es que te reconcilies con Dios, que recibas y seas un seguidor de Cristo. 


BREVE PRESENTACIÓN DEL EVANGELIO PARA SALVACIÓN

Medita en cada paso con la Biblia

TODOS SOMOS PECADORES
Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos 3:23
…………………………………………………………..
LA PAGA DEL PECADO ES LA MUERTE
“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” Romanos 6:23
…………………………………………………………..
CRISTO MURIO EN NUESTRO LUGAR
“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”Romanos 5:8
…………………………………………………………..
SI CREES DE VERDAD EN ÉL SERAS SALVO
“Que, si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” Romanos 10:9
…………………………………………………………..
SI CREES EN ÉL TENDRAS VIDA ETERNA
“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vidaJuan 5:24 (Creer no es solo saber quién es y que existe, más aún es confiar en lo que hizo por ti y en sus promesas)
…………………………………………………………..
TU PUEDES SER SALVO AHORA:
Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” Juan 1

Escríbeme a edutomarhot@gmail.comy nos ponemos en contacto.



[i]"Haz una cortina de púrpura, carmesí, escarlata y lino fino, con querubines artísticamente bordados en ella" (Éxodo 26:31 NVI).
[ii]En el lugar Santísimos estaba el Arca de la Alianza y el propiciatorio formando un conjunto, también había un incensario de oro (Hebreos 9:4), que era el usado por el sumo sacerdote el día de la expiación (Levítico 16:12). Todo es símbolo de la presencia misma de Dios en ese lugar. Solo el Sumo Sacerdote entraba a ese lugar para la celebración del Yom Kippur,
  
  Muere, a los 99 años, Billy Graham*




William Franklin Graham Jr, (Billy Graham) el predicador más conocido del mundo, murió el miércoles por la mañana en Carolina del Norte (sureste de Estados Unidos).

Billy Graham, evangelista cristiano del sur de Estados Unidos, talento pionero en mezclar la fe y los medios masivos de comunicación, se convirtió en la mayor figura religiosa en la historia del país.
Graham se convirtió en una celebridad a finales de la década de los 40, por sus apasionados sermones. Desde entonces hasta el año 2000 multiplicó sus predicas por varios puntos del planeta, entre ellos la Unión Soviética y China. Ha llegado incluso a Corea del Norte en 1992 y 1994.

Durante más de 60 años, llevó con sus viajes el mensaje de Jesucristo a más de 84 millones de personas en casi 60 países diferentes. Incluso a personas cuyos hogares se encontraban detrás de la Cortina de Hierro. A estas personas que le vieron en estadios, hay que añadir los que le escucharon vía satélite, en total más de 210 millones de personas en 185 países diferentes.
Siempre un Billy Graham humilde, pero con un enorme talento para los medios de comunicación, optó por un lenguaje llano y simple. Prefirió siempre los grandes estadios antes que las iglesias, donde había más capacidad de aforo para que sus palabras llegasen al mayor número de personas.

  • No importa quién eres o lo que ha sido de tu vida hasta ahora, el resto de tu vida puede ser diferente. Con la ayuda de Dios puedes comenzar de nuevo.
  • Si quieres el plan perfecto que Dios tiene para tu vida, tendrás que ir por el camino del Calvario para conseguirlo. 
  •  La vejez puede tener sus limitaciones y desafíos, pero a pesar de ellos, nuestros últimos años pueden ser algunos de los más gratificantes y satisfactorios de nuestras vidas.
  • Dios es inmutable en su amor. Él te ama. Él tiene un plan para tu vida. No dejes que los titulares de los periódicos te asusten. Dios todavía es el soberano, todavía está en el trono
  • La oración es la comunicación espiritual entre el hombre y Dios, una relación en dos sentidos en la que el hombre no sólo debe hablarle a Dios, sino también escucharlo. La oración a Dios es como la conversación de un niño con su padre. Es natural que el niño le pida a su padre las cosas que necesita.
  • Debemos hacernos tres preguntas antes de hablar: ¿Es verdad? ¿Es bueno? ¿Glorifica a Cristo?
  • Hay tres personas en ti. Una es la persona que piensas que eres. La otra es la que otros piensan que eres. La última es la persona que Dios sabe que eres y que puedes ser a través de Cristo.
  • Las cumbres de las montañas son para las vistas y la inspiración, pero la fruta se cultiva en los valles.
  • Dios nunca enviará a nadie al infierno. Si el hombre va al infierno, él va por su propia y libre elección.
  • La comodidad y la prosperidad nunca han enriquecido tanto al mundo como la adversidad.



*Noticia publicada por:
 CNN © 2018 Cable News Network. Turner Broadcasting System, Inc.  Y
 El diario © EL MUNDO.es Avenida de San Luis 25 - 28033 MADRID Una web de Unidad Editorial



   

Jesús y las Mujeres
Lucas 8:1-3

Introducción

Historias hay miles, la mayoría permanecen ocultas. Son las historias de mujeres maltratadas, algunas torturadas, por su propia pareja hasta provocarles la muerte. El rostro escuálido de Ana, de 68 años, tenía una expresión de tristeza y desconsuelo. Había soportado todo lo que podía soportar. 50 años de salvajes golpizas, insultos y amenazas de muerte. Muestra sus brazos con cicatrices que los atraviesan transversalmente. Mercedes es pequeña, tiene 28 años y se estremece fácilmente. En una ocasión a su marido no le gustó la comida, tomó un cuchillo de cocina y se lo clavó en los brazos, la golpeó con los puños al tiempo que le gritaba que era estúpida, una vieja y fea mujer que ya no servía ni para cocinar.

A María de 48 años, su marido le arrebató a sus dos hijos. Llevaba trenzado el pelo gris y vestía una bata sucia de tela floreada. Su rostro era marchito y sombrío, pequeñas bolsas pendían debajo de sus ojos inexpresivos y tenía la boca semi-abierta y los labios caídos. En sus manos aprisionaba con fuerza un catálogo de perfumería pirata. Al sentarse apenas ocupa un breve espacio, sin levantar la mirada, clavada en el piso, pide ayuda a un abogado de oficio para que su marido ya no la golpee y le devuelva a sus hijos. Ellas son sólo una muestra de la violencia vivida por uno de cada tres hogares del estado de México. De los 4.3 millones de hogares ubicados en el área metropolitana de la Ciudad de México, la tercera parte sufre algún tipo de violencia intrafamiliar. De éstos, un 99 por ciento reporta maltrato emocional, 215 mil hogares sufren intimidaciones, 147 mil violencia física y 14 mil 434 abuso sexual. En 1975 las Naciones Unidas estableció el día 8 de  marzo como el “Día Internacional de la Mujer”. En esta fecha se recuerda un 8 de marzo de 1908, cuando decenas de trabajadoras de una fábrica textil de Nueva York murieron calcinadas después de encerrarse para reivindicar una mejora de sus condiciones laborales. Pero este solo ha sido un solo ejemplo de las múltiples injusticias que las mujeres han vivido a lo largo de la historia de la humanidad. Pero el plano espiritual no ha escapado ha esta horrenda manera de tratar a las mujeres, si bien no llega a esos niveles si existe una manera muy sutil en como son maltratadas las mujeres por ser mujeres en algunas movimientos cristianos. Sin embargo nuestro modelo que es Jesús nos muestra en Su Palabra como debemos tratar a aquellas que son nuestras compañeras y también enseña a las mujeres a como deben esperar ser tratadas por parte de los hombres.

También en la época de Jesús, la sociedad de los hombres desvaloraba a las mujeres. Eran seres sin importancia, hasta se creía que ellas no tenían alma. Las restricciones sociales y religiosas les impedía vivir una vida más libre como la de los hombres. Sin embargo violando la tradición religiosa prevaleciente, Cristo se atreve a redignificar a la mujer. Aunque Jesús no vino a proponer justicia social; si fue un personaje revolucionario; pues Él vino a restaurar la dignidad de todas las personas, hombres y mujeres. En el pasaje de Lucas 4:18,19 Jesús revela su misión en este mundo: Dar libertad a los cautivos. La humanidad entera (hombres y mujeres) estaba oprimida, esclavizada y sin esperanza a razón del pecado; pero Cristo viene a liberarnos a todos, mujeres y hombres. Y Jesús favoreció de alguna manera la libertad de la mujeres y restauró su dignidad ante sus propios ojos y de los hombres, aprendamos hoy esta importante verdad

I. Jesús y la dos mujeres enfermas de flujo (Mat. 9:18-26, Luc. 13:10-17)

Posiblemente al escuchar el nombre de Mohammed Atte, muchos de los aquí presentes les diga nada este nombre; pues este hombre fue uno de los suicidas que estrello los aviones en las torres gemelas en Nueva York en el 2002. Pues este hombre musulmán dejo su testamento escrito el 11 de abril de 1996 para que se cumpliera al pie de la letra y llama la atención dos puntos del testamente referente a las mujeres: “No quiero que me
despidan mujeres embarazadas ni personas impuras. Lo rechazo. Y A mi muerte, que ninguna mujer pida perdón por mí”. Entro de la religión Islámica. Las mujeres no juegan ningún papel importante; dentro de la cultura islámica un hombre vale el equivalente a dos mujeres; y aún en nuestra cultura occidental, para algunos las mujeres solo son objetos de diversión sexual. Dentro de los judíos existía un dicho que rezaba así “Gracias Dios por que no me hiciste perro, ni mujer” Pero Cristo trato de manera diferente a las mujeres; su ejemplo está muy lejos de estas manifestaciones de soberbia y odio hacia las mujeres.

Se nos dice que Una mujer que hacía doce años estaba enferma de flujo de sangre buscó de manera persistente la sanidad al tocar el manto del Señor Jesús (v. 20) Esta mujer había gastado todo lo que tenía en médicos y charlatanes que abusando de su condición de enfermedad y de ser mujer la empobrecieron hasta hacerla un mendiga que buscaba la sanidad por las calles; pero llego el día tan anhelado en el que Jesús pasó a su lado y esta mujer Social y religiosamente impura lo toca (v.21) Inmediatamente el Señor Jesús se percata de que poder ha salido de Él y busca quién le ha tocado; La mujer temerosa; pues se decía que las mujeres de su tipo eran impuras y nadie podía tocarlas debido a su impureza; pero la reacción del Señor es contraria a lo establecido por los HOMBRES religiosos; le dice al verla tan temerosa: “Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado” (v. 22) El Señor en lugar de reprenderla o rechazarla, le afirma su fe y la recompensa son la sanidad.

Es Lucas quien nos dice que el Señor Jesús puso su atención a una mujer que hacía 18 años que estaba encorvada a causa de un espíritu de enfermedad, Y Lucas nos dice que Jesús la llamó y le dijo: “Mujer, eres libre de tu enfermedad” (v. 12); pero lo que debemos notar esta en el v. 13; el Señor Jesús dice Lucas: “… puso las manos sobre ella; y ella se enderezó…” Cristo pudo haber sanado a la mujer sin necesidad de tocarla; pues ya lo había hecho antes a muchos otros; es más resucitaría a Lázaro con tan solo pedirlo con sus labios. Pero él quiso tocarla son sus manos; tocar a una mujer era considerado inadecuado; pero para Cristo esto no fue así; sino que lo hizo no solo para sanarla, sino para hacerle sentir que para Él, ella era importante, y lo hizo para enseñarnos a nosotros que Cristo da su bendición a todos lo que le buscan, sean hombre o mujeres. Jesús sano y sana a las mujeres en todos los sentidos posibles; pues para él la mujer es  igualmente valiosa y merecedora de la restauración física, emocional y espiritual.

II. Jesús y la mujer Adultera (Juan. 8: 1-11)

La nigeriana Amina Lawal, fue condenada a muerte por lapidación, castigo que la ley islámica impone a las personas que halla culpables de adulterio. Su vida se prolongo gracias a que el tribunal aplazó la ejecución para permitirle cuidar a su hija, nacida fuera del matrimonio, en sus primeros dos años de vida. En los últimos 10 años han llegado a la atención internacional una docena de casos de mujeres con la misma pena por tener sexo fuera del matrimonio en seis países gobernados por leyes musulmanas. Otro caso es el de Safiya Huseini, una campesina de 35 años de edad acusada de adulterio. Sin embargo dicho adulterio no fue tal sino que fue una violación por parte de no de sus primos. En febrero de 2002, en Sudán, el apoyo internacional logró que la sentencia a muerte por lapidación de la joven sudanesa Abok Alfa Akok fuera conmutada por una penalización más leve. En el 2001, también en Nigeria, Bariya Ibrahim Magazu, de 18 años de edad, recibió 100 latigazos por estar embarazada fuera del matrimonio.

En el reino de Fujairha, el más conservador de los Emiratos Arabes Unidos, una migrante de Indonesia que laboraba como empleada doméstica también fue condenada a ser muerta a pedradas por adulterio. Igualmente Ese mismo año dos mujeres afganas bajo el régimen talibán fueron muertas a pedradas en estadios abiertos y repletos de gente, en un lapso de seis meses. Esta costumbre en el medio oriente de castigar de manera ejemplar a las mujeres adulteras no es reciente. Ya en los tiempos de Jesús se practicaba, a razón de cumplir las leyes religiosas. Jesús estaba enseñando en el templo (v. 2) cuando de pronto los HOMBRES religiosos le llevaron a jalones y empujones a una mujer que había sido sorprendida en el acto mismo del adulterio (v.4), lo curioso es porque no llevaron al hombre con quien adulteraba; cuando esto ocurre, de manera casi generalizada la mujer lleva más de perder; pues según la mentalidad misógina las mujeres son las que se meten con los hombres. Lleva a esta mujer ante Jesús no porque les importara tanto la moralidad de su comunidad, sino por dos razones importantes, una poner a prueba al maestro y la otra manifestar su odio hacia una mujer pecadora.

Le insistían que les dijese que hacer y como castigar la adultera. Jesús sin embargo inclinado hacia el suelo, escribía en la tierra con el dedo (v. 6) ¿Qué escribiría el Señor? Hay quienes dicen que estaba escribiendo cada uno e los pecados de todos los que acusaban a la mujer y que por eso ninguno oso arrojar la primera piedra. Cuando Jesús esta a solas con la mujer; Jesús no la justifica; pero la trata con dignidad y misericordia. Cristo no toma en poco su pecado; pero Él mira a ser necesitado de perdón y restauración; más que un ser perverso y pecador. El Señor la trata son suavidad “…Ni yo te condeno” pero a la vez le exhorta con firmeza “…y no peques más” (v.11)




III. Jesús y las mujeres que lo seguían (Luc. 8: 1-3)

Este pasaje es crucial para todos aquellos que consideran que las mujeres no deben ocupar liderazgo en la iglesia. Pues hay iglesias machistas que mal entienden los principios de la Biblia y han relegado a las mujeres a papeles de relleno pensando que Dios no se agrada de ellas. En algunos lugares las mujeres son violentadas a ocupar solo puestos de enseñanza infantil, no pueden dirigir las celebraciones o cultos, deben vestir de una manera determinada o no pueden opinar y participar en las decisiones del reino de Dios y no porque sean oficio malos; sino que limitan a las mujeres y se pierden la iglesia de grandes bendiciones y dones que Dios ha dado también a las mujeres. Pero Nuevamente es Lucas quien nos dice que Jesús iba por aldeas y ciudades anunciando el evangelio del reino de Dios y que le acompañaban sus doce discípulos más cercanos (v.1) pero además iban otros personajes más e igualmente importantes “Y algunas mujeres…” (v.2) ¡Como! Mujeres en las caravanas evangelisticas del Señor Jesús? Si, el Reino de Dios y sus asuntos no son cosas de hombres de sido de todo aquel que cree en el Señor Jesús. Esas mujeres habían sido sanas física y espiritualmente (v.2) y esa era la razón por la que seguían a Cristo. Pero considero que también le seguían por que habían sido sanadas emocionalmente; pues por primera vez eran tomadas en cuenta para cosas de importancia; por fin no eran discriminadas; los doce probablemente tuvieron que aprender a tratarlas conforma a la visión que su maestro les estaba enseñando.

Se nos mencionan unos ejemplos de estas mujeres que fueron sus colaboradoras: Maria Magdalena a la que habían liberado de  siete demonios; Juana la mujer de un trabajador de Herodes, Susana y otras muchas. El nombre de estas se suman a las de aquellas que encontraron en Cristo la salvación, la sanidad y la restauración de su dignidad. Jesús fue un hombre en toda la extensión de la palabra; creo que no ha habido otro hombre como Él y aún así Cristo supo recibir ayuda de las mujeres, en el v. 3 dice: “…que le servían de sus bienes” Los machos no saben aceptar la ayuda de las mujeres; pero los verdaderos hombres no solo la reciben sino que la aprecian y la valoran en todo. Hoy como ayer las mujeres han demostrado que son no solo las más fieles a Cristo; sino las más entregadas y las atrevidas en los asuntos del Señor. Porque fueron las mujeres las únicas que estuvieron con su maestro en su crucifixión, fueron las mujeres las primeras en llegar al sepulcro el día de resurrección y han sido las mujeres las que más han trabajado por el avance del reino de Dios en todos los tiempos. No es justo pensar que solo los hombres tenemos el privilegio de trabajar para Cristo; ellas pueden y quieren hacerlo y no podemos impedírselos.

¡Desafío!

Tiempo y espacio nos falto para hablar de más mujeres importantes halladas en la Biblia: La mujer samaritana, la mujer siro fenicia, Martha, Maria, la mujer que derramo perfume a los pies de Jesús. Y que decir de aquellas que participaron en las iglesias en casa: A Apia en Colosas (Flm 2), Ninfas en Laodicea (Col. 4:15), Priscila en Roma ( Rom. 16:5), Cloé en Corinto (1ª Cor. 1:11). Pablo reconoce en su carta a los Romanos los esfuerzos de Maria, Trifena, Trifosa, Pérsida. Se refirió a Junia como apóstol y alabó su ministerio, a febe como diaconisa, etc.

El propósito de este mensaje no es sobresaltar a la mujer sobre los hombres; pero tampoco podemos seguir viviendo creyendo que los hombres son superiores a las mujeres; sino que en Cristo hay igualdad de condiciones, de oportunidades y de bendiciones; aprendamos a valorar a las mujeres cercanas y a crear una cultura de respeto y honra a las mujeres que durante años han sufrido y padecido el odio y la violencia por simple hecho de ser mujeres. Este es un homenaje a todas las victimas mujeres que han dado sus vidas por serlo.



Ptr.  Eduardo Torres-Martínez






Descargar en PDF