De muerte a vida



Día quinto

En Él se cumple la ley

Soy el pastor Eduardo Torres, este es nuestro quinto encuentro y me siento agradecido a Dios por ti, espero que hoy Domingo te encuentres bien, por aquí hoy un poco de lluvia, pero eso no impide que adoremos a Dios en este día.

Ayer estudiamos sobre la Justicia de Dios y el pecado del hombre.  Hoy quiero comentarte que la justicia de Dios tiene su total cumplimiento en Jesús, o sea que en Jesús se cumple la ley de Dios. Nosotros no cumplimos la Ley de Dios y es por eso que el Hijo viene en la persona de Cristo para tomar nuestro lugar ya que en Él se cumple la ley Romanos 10:4 “porque el cumplimiento de la ley es Cristo, para la justicia de todo aquel que cree. Todos infringimos la ley, pero Jesús no.   Puedes ver esto en Romanos 8:3, “por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado.”  Ahora el Hijo encarna en el vientre de María y se conforma en el primogénito Hijo de Dios, nacido de mujer como un perfecto hombre, pero a la vez siendo perfectamente Dios, a esto se le llama “unión hipostática” y solo se cumple en Jesús (100% humanidad y 100% Deidad).  Pablo expone esto en una forma aún más grande en Filipenses 2:5-11: “quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse” y así Él se sacrificó por ti y por mí.  Con su muerte en la cruz satisface la ira de Dios, la cual debía recaer sobre el hombre por haberse separado de Dios, pero la copa de la ira la bebió Jesucristo en la cruz, en el calvario y es allí únicamente donde se consigue la salvación, es la muerte de Cristo lo único que nos llevará a la eternidad con el Padre Celestial, recuerda, sólo Jesucristo lo pudo hacer por ser el perfecto sacrificio por el pecador, gracias a que la ira de Dios se manifestó en justicia, ya que Dios es santo, es justo para con sus criaturas. Él te ama, te recibe y te perdona.

Mañana completaremos esta reflexión con el evento que selló la victoria de la redención, “La Resurrección de Jesucristo”

Bueno, seguimos en oración y en victoria.  Agradece al SEÑOR por su poderosa palabra que nos alimenta en todo momento.  Te sigo animando a conocer a Dios y yo te ayudaré. Bendiciones.

-->

Mañana continuamos, Bendiciones, más quiero invitarle a la página "La Palabra de Verdad" en Facebook


-->


De muerte a vida


Día cuarto

Porque en Él hay esperanza

Hola soy el Pastor Eduardo Torres, espero que hoy te sientas muy bien. Yo sé que la vida no es solo pasarla bien o mal, es mucho más que eso.  Se atraviesa por momentos difíciles y tú no estás exceptuado esos momentos.  Por eso estoy aquí contigo, apoyándote.  Hay días malos, así lo dice la Biblia, pero en esos días, sabiendo que tenemos a un Creador Justo y Sabio que nos ama a pesar de…    …que tenemos un SEÑOR que es misericordioso y bueno, levantemos nuestras cabezas al cielo y busquémosle, extendamos nuestras manos y hablemos con Él, porque en Él hay esperanza. Dios es justicia y misericordia y es cierto que tenemos que rendir cuentas a Él, pero Él como Salvador de nuestras vidas está interesado en ayudarnos y así escucharnos y dentro de sus propósitos hacernos felices.  Además, Dios quiere que nos identifiquemos con Jesús, su Hijo, que dio su vida por ti y por mí para salvarnos de la muerte eterna, por lo tanto, lo necesitamos desesperadamente.

Amiga, amigo, en Jesús hay esperanza para cualquier ser humano, lo merezca o no, pero resulta que nadie lo merece, porque nadie es bueno y todos nos apartamos de Dios, ninguno es justo, nadie razona de acuerdo el pensamiento de Dios, no queremos relacionarnos con Él. Todos nos hemos alejado de Él; todos nos hemos vuelto malos. Nadie, absolutamente nadie, quiere hacer lo bueno, ni tu ni yo. Sólo hablamos cosas malas; sólo sabemos decir mentiras, engañar, pensar lo malo y hacer mal. Hacemos tanto daño con nuestras palabras, como una serpiente con su veneno. Hablamos con amargura, ofendemos e injuriamos a la gente. Nos enojamos con facilidad y somos capaces de llegar a matar a otros. A dondequiera que vamos, todo lo destruimos y lo dejamos destrozado. No sabemos vivir en paz, no respetamos a Dios, merecemos como castigo la muerte. Así somos los seres humanos, ojalá que fuese lo contrario, veo los animales, veo a mi mascota, y digo, ojalá nos comportásemos así ellos son fieles en toda situación.  Si tienes duda de esto, solo lee lo que Pablo escribió en Romanos 3:10-18.  Pero somos así, porque hemos pecado ¿recuerdas? lo leímos ayer en Romanos 3:20. Pero a pesar de que estamos apartamos de la gloria de Dios, Él extiende para nosotros su gracia y nos regala la vida por medio de Cristo Jesús, Su Hijo, nuestro SEÑOR (Romanos 6:23).    ¡Pero hay Esperanza! Para ser diferentes, acercarnos a Dios, hacernos sus amigos, buscarle en cada momento, obedecerle, respetarlo, y Él derramará Su amor incomparable, su misericordia y Su gracia en ti, en mí y en toda persona que entienda esto.    Lo que quiero que tú y yo hagamos en este momento es considerar todo lo que hemos compartido el Carácter de Dios nuestro Creador, y aceptar nuestro carácter como pecadores, nuestro pecado. Quisiera que hoy al considerar esto nos preocupemos más por nosotros mismo y que experimentemos el verdadero cambio que necesitamos para alcanzar la esperanza que hay solo en Jesucristo.

Oremos el uno por el otro, aceptando la voluntad de Dios, que sea lo que sea, Su voluntad es Buena, es Agradable y es Perfecta.  Sigue adelante amigo, sigue adelante amiga, Dios tiene un plan perfecto para ti y para mí, y su plan es uno solo, hoy te digo que el SEÑOR no tiene un plan “B”.  Dios te bendiga y hasta mañana.

Mañana continuamos, Bendiciones, más quiero invitarle a la página "La Palabra de Verdad" en Facebook


-->


De muerte a vida


Día tercero

Juez Justo

Hola soy el pastor Eduardo Torres y te saludo desde el estado más dulce de la Unión Americana, Alabama, hoy con un radiante sol, una mañana hermosa.  Estemos atento a la voz de Dios, a sus enseñanzas, a su voluntad.

En la reflexión de ayer compartir contigo sobre el Carácter de Dios y hoy continuaremos este tema. Recuerda que Él es el dueño de Su creación.  Él es mi dueño y tu dueño, es dueño de todos lo creado por Él.   Ayer finalizamos con el versículo de Romanos 3:23; con esa porción iniciamos hoy: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,”. En este versículo (Rom. 3:23) se resume el Carácter de Dios.  Ya sabemos que Dios es creador.  También es Juez, severo, pero a la vez misericordioso.  No obstante, lo voy a describir como Juez Justo.  También Dios es Salvador, es allí donde se encuentra Su equidad, “justicia y gracia”.  La gracia de Dios no está en nosotros, Él la da por medio del sacrificio de Su Hijo. En el libro de Romanos 3:22-24 dice: “Esta justicia de Dios llega, mediante la fe en Jesucristo, a todos los que creen. De hecho, no hay distinción, pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó”, entonces concluimos que la Gracia de Dios y la Justicia de Dios van de la mano, dice Romanos 4:7-8: “Dichosos aquellos a quienes se les perdonan las transgresiones y se les cubren los pecados! ¡Dichoso aquel cuyo pecado el Señor no tomará en cuenta!”; esto es consecuencia de aceptar, seguir y servir a Cristo, entonces termina diciendo san Pablo en Romanos 5:1: “En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.”  Amiga, amigo con esta reflexión de hoy tenemos como consecuencia que (1) Dios mezcla su justicia con su misericordia.  (2) Como nuestro juez le rendimos cuentas a Él y solo a Él.  Y (3) Como nuestro Salvador le necesitamos desesperadamente.  

Te invito a orar ahora, pide al SEÑOR que perdone tu pecado, amigo, amiga, yo deseo mucho que tu tengas paz, salud y bonanza, así como prospere tu alma.  Hasta mañana en una nueva cita. Disfruta de día que Dios nos ha regalado. Bendiciones.

Mañana continuamos, Bendiciones, más quiero invitarle a la página "La Palabra de Verdad" en Facebook


Descargar en PDF


-->


De muerte a vida


Día segundo

En el Principio

Hoy te saludo desde Birmingham, Alabama, con una mañana un tanto gris, sin lluvia por ahora, pero con mucho deseo de compartir contigo el desarrollo de esta serie de reflexiones. 
 
Ayer leíamos un tema titulado “¡En este mundo, todo tiene que morir! ” basándome en Romanos 8:10-11.  En el día de hoy quiero tratar contigo sobre la personalidad de Dios, su carácter como Creador de todas las cosas, su Santidad, su justicia y su gracia.   Iniciaremos con Juan 1:1-3 donde el evangelio de Juan nos dice que Jesús existía con Dios para el momento de la creación del universo y que todo lo creado fue hecho por medio de Él, dice así: “En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba con Dios en el principio. Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir” (NVI).  Verbo se refiere a Jesús y se traduce “La Palabra” o sea que antes de que todo comenzara ya existía aquel que es la Palabra. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Cuando Dios creó todas las cosas, allí estaba la Palabra. Todo fue creado por la Palabra, y sin la Palabra nada se hizo.  La Palabra, repito, es Jesús.   Entonces tenemos que Dios es el Creador y dueño de su creación y tiene por lo tanto la potestad sobre toda ella, así que eso lo afirma como nuestro dueño. Él es el SEÑOR el dueño de toda lo creado incluyéndote a ti y a mí que somos Su creación especial. En Génesis 1:26-31 se narra cómo fue la creación del género humano: “y dijo: Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza...  Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, Y así sucedió… Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno”.  Dios creó al hombre y a la mujer para vivir en relación y armonía con Él, reflejar Su carácter, pues nos hizo a Su imagen y a Su semejanza, tal como es Él nos creó para que el hombre y la mujer le glorifique. Dios es creador y es Santo, dice en Isaías 45:15 “Yo soy el Señor, su Santo…” Por lo tanto, es puro sin mancha, apartado de todo mal, y Él es justo, lo dice en Salmos 68:12 “Y tuya, oh Señor, es la misericordia; Porque tú pagas a cada uno conforme a su obra” La Justicia de Dios se refleja en que Él no soporta dos cosas: “absolver al culpable y condenar al inocente...” y es por esto que Él trae su gracia infinita sobre ti y sobre mí que somos su creación más importante. Pero somos impuros, injustos, pecadores sin derecho a Su gloria, porque hemos pecado y estamos separamos de Dios, así lo dice la Biblia en Romanos 3:23 “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios  Pero la bondad de Dios alcanzó su cima cuando mandó a su Hijo Jesús a morir para el perdón de nuestros pecados, la Biblia dice en Tito 2:11: La gracia de Dios ha aparecido, trayendo salvación a todo el mundo”.  

Muy bien mi querido amigo o amiga, hasta aquí esta reflexión, nos encontramos nuevamente mañana para continuar, expresa a Dios tu agradecimiento simplemente conversando con Él ahora.  Nos veremos mañana.  Bendiciones.

Mañana continuamos, Bendiciones, más quiero invitarle a la página de "La Palabra de Verdad" en Facebook

YouTube

Descargar en PDF

-->

De muerte a vida




Día primero

¡En este mundo, todo tiene que morir! 
Estimado lector, si tienes una Biblia, te invito a que la habrás en el Nuevo Testamento en libro de Romanos capítulo 8 versículos 10 y 11 leamos, dice: “Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está en verdad muerto a causa del pecado, pero el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús vive en ustedes, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu que vive en ustedes”.

Lo seres humanos al nacer ya tenemos dos cosas seguras, las enfermedades y la muerte. Ahora, lee bien, por causa del pecado tu cuerpo tiene que morir. No obstante, si tú eres un seguidor de Jesús, si tú comprendes el significado de ese poderoso llamado y Cristo vive en ti, entonces el Espíritu de Dios que está en ti da vida a tu espíritu, porque Dios en su justicia te ha declarado inocente. Algo indiscutible es que Dios resucitó a Jesús, y Él también hará que tu cuerpo ya muerto vuelva a vivir, si es que el Espíritu de Dios vive en ti. Esto Dios lo hará por medio de su Espíritu, que vive en nosotros. Es la única esperanza del ser humano para llegar a la presencia de Cristo el día de su muerte. Que el Espíritu de Dios viva en él.   Esto merece estudiarlo cada día un poco, para gozar de la seguridad de que tú y yo heredaremos la vida eterna.

Mañana continuamos, Bendiciones, más quiero invitarle a la página "La Palabra de Verdad" en Facebook


Descargar en PDF

-->



Dios sabe escucharnos

En medio de la angustia clamé al Señor, y él me respondió y me dio libertad.” – (Salmo 118:5-RVC)

Un hombre pasaba por un gran sufrimiento. Al ver que sus amigos trataban de consolarle, les dijo: “El mejor consuelo que ustedes me pueden dar es escuchar con atención mis palabras”.

Y es exactamente eso lo que necesitamos cuando pasamos por problemas: alguien que esté dispuesto a escucharnos. Ese ‘alguien’ es Dios. Él quiere que le cuentes tus problemas, tus frustraciones, tus miedos, tus fracasos, y también tus alegrías y tus anhelos. Presenta todo lo que está en tu corazón a Dios, y él te mostrará cuánto te ama, dándote fuerzas por medio de su Santa Palabra, que dice: “En medio de la angustia clamé al Señor, y él me respondió y me dio libertad.” (Salmo 118:5).

ORACIÓN: Querido salvador Jesús, gracias porque me escuchas con tanta atención y cariño. Llena mi corazón con tu Palabra para que allí encuentre el consuelo y la fuerza que solamente tú puedes darme. Amén.

Todo lo anterior pertenece a © Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

Mi Reflexión

Hoy estuve con el SEÑOR y leí esta reflexión en “Cristo para todas las Naciones” y es lo que sucede en mi vida ahora que estoy jubilado (retirado -retired, como dicen acá) dispongo de un mayor tiempo para meditar en la Palabra, compartir con el SEÑOR, alabarle, agradécele y pidiéndole por mi familia, mis hermanos y algunas personas que me escriben sus peticiones. Es un ministerio que ya uno en condiciones de vida cómo la mía, desarrolla para el beneficio de la iglesia de Jesucristo, no hay barreras de denominaciones, es abrir la vida a todos para llevarlos a la presencia de Dios, al centro de su propio Ser. Es ahora cuando nada me estorba, nada me distrae y puedo escucharle a Él con más detenimiento, sin apuros, sin horarios, sin interrupciones (cuando uno está jubilado casi nadie te visita, casi nadie te llama) y eso me da más oportunidad para disfrutar con Él. Puedo llevarle mis problemas y siento su poder porque “En medio de la angustia clamó al SEÑOR, y Él me responde y me da libertad.” (Salmo 118:5-RVC).

Entonces, todos nosotros, tu y yo “Por tanto, acerquémonos confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para cuando necesitemos ayuda.”. (Hebreos 4:16 - RVC).  Sé que tienes como yo, necesidades, angustias, penas, pero también alegrías, victorias, gozo, sea lo que sea, tengas lo que tengas, escríbeme específicamente a este correo edutomarhot@gmail.com ese es el correo cálido, vivo de la oración y la Palabra, es allí donde recibo las peticiones que con vehemencia llevó al trono de la gracia. Quiero acompañarte.

Pastor Eduardo Torres

-->



      

CRISTO CONQUISTADOR DE LA MUERTE
Una verdad para ser creída

Juan 11:1-44


En la vida se manejan los detalles sobre la base de la verdad, y el tema que nos trae hoy aquí, “aceptar que Jesús resucitó a Lázaro de la muerte y que Él mismo Jesús resucitó de entre los muertos” es más que un detalle religioso.  No es una cuestión de preferencias, y mucho menos es pensar en esto y tomar una posición sin haber investigado.  La fe es central en todo esto y el núcleo de la fe es la verdad. En base a aceptar o no la resurrección de Lázaro por mano de Jesús, nos lleva a creer o no en la misma resurrección de Cristo; no nos parece lo mismo que alguien tenga el poder de resucitar a un muerto, que resucitar a sí mismo de la muerte y esto en definitiva es una cuestión que determina donde pasaremos la eternidad.  Esto nos trae una interrogante ¿Jesús levanto a Lázaro de entre los muertos?
Yo no estoy aquí hablando de reanimación, ni de reencarnación.  Estoy hablando que el cadáver de Lázaro tenía cuatro días de haber sido sepultado Jesús lo volvió a la vida y salió de su tumba; así mismo el cadáver de Jesús fue sepultado y luego al tercer día volvió a vivir, resucitó.  La historia de este pasaje se narra así:  Lázaro estaba enfermo: El capítulo empieza narrando la enfermedad de lázaro y el hecho es que Jesús estaba consciente de ello v.1-3 ¿Qué dice Jesús al respecto?  -  Jesús no va inmediatamente el mismo día en que se entera de la triste noticia, pero además expresa que tal enfermedad es para que Dios sea glorificado, que no es para muerte, dice para muerte, no dice de muerte.  Jesús dice a sus discípulos en el versículo 11Nuestro amigo Lázaro duerme, pero voy para despertarlo, ellos siempre con poca fe, no captan el mensaje de Cristo.  Fíjate amigo lector “no es para muerte” --- “nuestro amigo Lázaro duerme, voy a despertarle” saquemos nuestro entendimiento del cajón… piensa allí “un día voy a morir, más como he creído en Cristo, Él volverá en otro día y me va a despertar” ¿crees esto? Creer en Jesús esta bien, Creerle a Jesús es la clave; amigo lector, ¿crees en las palabras de Jesús? ¿crees tú en Sus promesas? ¿en Sus juicios?
Lázaro murió realmente (leer v.14), pero su fin no sería la muerte, pues Jesús iba a intervenir, y cuando Él interviene, la muerte no tiene la victoria final. Dice Romanos 6:8-9 “Así que, si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él.  Sabemos que Cristo resucitó y que no volverá a morir, pues la muerte ya no tiene poder sobre él. Es a esta forma de creer lo que llamo una fe madura; pero tal fe no es nuestra, no proviene de nosotros, es un don de Dios, no es el resultado de nuestro intelecto, tampoco es un paso a ciegas, dice Efesios 2:8 al 10:  Ciertamente la gracia de Dios los ha salvado por medio de la fe. Ésta [fe] no nació de ustedes, sino que es un don de Dios; ni es resultado de las obras, para que nadie se vanaglorie Nosotros somos hechura suya; hemos sido creados en Cristo Jesús para realizar buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que vivamos de acuerdo con ellas.  Cuando una persona da el paso para salvación, la Biblia enseña, según este pasaje y muchos otros más, que ellos han sido salvados porque aceptaron el amor de Dios. Ninguno de se ganó la salvación, sino que Dios se la regaló, es un don.  La salvación de esas personas no es el resultado de sus propios esfuerzos. Por eso nadie puede sentirse orgulloso de llegar a ser salvo.  Nosotros somos creación de Dios. Por nuestra unión con Jesucristo, nos creó para que vivamos haciendo el bien, lo cual Dios ya había planeado desde antes, y el SEÑOR no tiene plan “B”.  Por lo tanto y para continuar con la idea anterior, continúo diciendo que es Jesús quien madura nuestra fe.  Fíjate en esto amigo lector, o amiga lectora… Lázaro ya estaba muerto y Jesús se alegra de ello, y su alegría es por sus discípulos, es por ti y por mí.  Pero lo que Jesús quiere con esto es madurar la fe de ellos y de nosotros, Él se los dice: “Lázaro ha muerto; y me alegro por ustedes, de no haber estado allí cuando murió, para que ustedes crean de una vez”, (Vv.14-15).   Expliquémonos esto:
    1)    Dios da oportunidad para madurar nuestra fe, Jesús les enseñó con esa experiencia que Él tiene “Poder sobre la muerte”, el poder de la Resurrección. En Mateo 16:21 Jesús dice a sus discípulos: “…Tendré que ir a Jerusalén, y los líderes del país, los sacerdotes principales y los maestros de la Ley me harán sufrir mucho. Allí van a matarme, pero tres días después resucitaré.” Ellos como a muchos de nosotros nos falta madurar en nuestra fe…
    2)    Dios está más interesado en nuestra confianza y profundizar nuestra relación con Él, que ofrecernos comodidad, en la profunda relación con Dios existe la adversidad, más no el desaliento, existe el dolor, más no la duda, existe la humildad, más no la soberbia.
    3)    Si confiamos en Jesús, Él obrará en cada detalle de nuestra vida, incluyendo, el dolor, la adversidad, la soledad, la angustia, la traición, la enfermedad y hasta la muerte “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse…”; Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Rom. 8:18, 28). Sigamos la historia…

En ese momento Martha llega apesadumbrada, …y comenzó a quejarse por lo que le estaba pasando a ella, por su dolor, por su perdida… V.21-24 “Y Marta le dijo a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Pero también sé ahora que todo lo que le pidas a Dios, Dios te lo concederá.» Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.» Marta le dijo: «Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final.»”.
Marta recibe a Jesús con el título Señor y con el sentido pleno de la palabra, y expresa su fe en el poder de él para evitar la muerte, pero no se atreve a abrigar la esperanza de una resurrección, especialmente después de “cuatro días”.
Lo que Martha no capto, y lo que hoy muchos no asimilan es lo que Jesús le revela luego, en V.25-27 ”…Martha, Yo soy la resurrección y la vida…No soy la muerte, soy la vida y el que cree en mi, aunque este muerto vivirá!!!”    Jesús es dador de vida, Jesús es la vida, el lo dijo de si mismo, “…yo soy la vida…” Juan 14:6 y ahora agrega y así está en el griego: “…el que esté creyendo en mi aunque muera vivirá... y todo aquel que vive confiando profundamente en mi de ninguna manera morirá”.[1] No importa cuanto tiempo tenga de haber muerto, Yo lo resucitaré dice el Señor.  Entendemos que las palabras de Marta expresan más bien lamento, aflicción que reproche.  Entonces Jesús se dispone a demostrar su autoridad y poder lo que dijo de sí mismo y de Lázaro en cuanto a la resurrección, y lega a la tumba donde están los restos de su amigo.  “¿Dónde lo pusiste? pregunta, y el escenario cambia, de dudas, quejas, aflicción, lamento; ¡ahora está la expectativa, la incógnita, de la expresión! !Señor si hubieras estado aquí!  ¿qué piensas hacer, si ya hiede? Y a pesar de la gran fe que tenían en Jesús, ni ellas ni los apóstoles sospechaban lo que acontecería.

Tu y yo vivimos muchas veces con la expectativa de lo que pasará, tu y yo no tenemos la suficiente fe para creer por si mismo en el poder de Jesús, hay veces que nuestras esperanzas hieden de lo muerta que están, sin darnos cuenta que hay un Dios vivo que cambia la muerte en vida.

En el versículo 35 dice que “Jesús lloró”. Eran lágrimas de compasión, en el texto original en griego dice que Jesús derramó lágrimas (εδακρυσενDerramó lágrimas / ο el / ιησουςJesús), Compasión ¿por quién? Tal vez por su amigo, o por el dolor de la familia; o lágrimas de indignación por la incredulidad de los judíos quienes, a pesar de que había presenciado tantas señales y escuchado tantas enseñanzas, todavía lo rechazaban y, más, estaban tramando su muerte.  O, quizás ambas emociones estaban expresándose por medio de las lágrimas. En todo caso, las mismas lágrimas revelan la naturaleza humana, compasiva y sensible del Mesías.
Quiten la piedra… y Martha repite insiste, de otra manera, pero insiste «Señor, ya huele mal, pues ha estado allí cuatro días.» le dijo [Jesús]: «¿No te he dicho que, si crees, verás la gloria de Dios?» V.41…Ellos quitaron la piedra… Hicieron lo natural, pero Jesús hizo lo sobrenatural… Con Su autoridad y Poder dijo: «Padre, te doy gracias por haberme escuchado.  Yo sabía que siempre me escuchas; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado  Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto resucitó” (11:41-44)

Quita hoy esa piedra de la duda, quita esa piedra de carnalidad, quita esa piedra de temor, quita esa piedra de culpa, quita esa piedra de falta de perdón, quita esa piedra de falta de consagración… Y luego alza tu voz y ordénale a esas situaciones en las cuales ya habías perdido la esperanza, ordénales que vivan y vivirán…

Amigos, Jesús aquí declaro ser la vida y la resurrección, además Él anunció su muerte y su resurrección (Marcos 8:31; 9:31; 10:33-34),. Hoy celebramos la resurrección de Jesús.  Él murió en la cruz y sus restos fueron sepultados, mas como Él prometió, se levantó de la muerte venciendo a la muerte misma.  Al resucitar de entre los muertos el demuestra que es el Señor.  Él tiene autoridad absoluta sobre la vida y sobre la muerte, lo que lo hace … Él es el Señor de la vida y la muerte.  En Juan 10:17-18 Él dice: “Por eso me ama el Padre: porque entrego mi vida para volver a recibirla. Nadie me la arrebata, sino que yo la entrego por mi propia voluntad.  Tengo autoridad para entregarla, y tengo también autoridad para volver a recibirla.  Éste es el mandamiento que recibí de mi Padre.”  Esta historia hoy contada nos da la certeza que como lo hizo con Lázaro, así lo hará con nosotros.   Estamos muerto en nuestros delitos y pecados (Efesios 2:1), entonces la muerte es consecuencia del pecado.  La realidad es que la muerte es el pago por el pecado, mas, si Jesús resucito de los muertos, y es el Señor de la vida y la muerte, del pecado y por ende de Satanás, repitamos como Pablo "¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? "El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo. (I Corintios 15:55-57)
Ahora no se trata de Lázaro, él solo es un ejemplo del poder de Dios sobre nosotros;  Ahora se trata del mismo Cristo, si Jesús no hubiese resucitado, vana sería nuestra fe y nuestra esperanza, la de Lázaro y la nuestra (1Cor 15:14, 17)  Ahora Jesús reina soberanamente sobre nosotros.  Independientemente de si creemos o no, El es el Rey, El es el Señor del universo.  No le elegimos a El como nuestro Señor.  El es el Señor sobre todo ser viviente, crea en El o no.  El resucitó, entonces es el Rey, y aunque Él nos ….Él nos ama profundamente,  Él nos juzgará para la eternidad. 
¡Jesús resucitó de entre los muertos!, ¡Jesús reina sobre nosotros soberanamente! Él nos ama profundamente, y él nos juzgará Juan 5:21, cuando Jesús dice estas palabras: "Porque, así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a quienes a él le place" . "Además, el Padre no juzga a nadie, sino que todo juicio lo ha delegado en el Hijo” (Juan 5:22) El Padre ha confiado el juicio al Hijo. Ahora bien, esta es una muy buena noticia. Esta es una buena noticia porque el juez que juzga para toda la eternidad ha pagado el precio por nuestros pecados. Así que si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo de tu pecado. Te salvarás del juicio eterno. Se te dará la vida eterna. Esto es lo que Jesús habló de una y otra y otra vez.

La pregunta personal ...

¿Tu crees en la resurrección de Jesús? Hoy nos encontramos con la verdad para ser creída y confiada. Si su respuesta a esta pregunta es no, "No, yo no creo en la resurrección de Jesús", entonces la carga de la prueba recae sobre usted. Te reto.   Si crees, ríndete ahora al señorío de Jesús.  Al que levanto a su amigo de la muerte, hazlo tu amigo hoy y así como el resucitó, también te resucitará en aquel día. Y lo que les pido a cada lector de este artículo que si dice: "Sí, creo en la resurrección de Jesús”, que de un paso más allá, para entender lo que la Biblia está enseñando cuando se trata de creencias ¡confiesa con tu boca que Jesús es el Señor! No es que hay magia en las palabras, no, pero si hay una condición de un corazón que dice "Sí".  Hoy debes creer Jesús murió en la cruz y resucitó de la tumba, hoy debes creer que Él es el Señor sobre tu vida. El señor de tu vida no es tu trabajo, no tu carrera, no es tu familia, no esto o aquello, no son las cosas, no es tu casa, ¡no! el Señor es Jesús, el que un día como hoy resucitó y que como a lázaro, al poder de su voz nos resucitará un día. Él es el Señor. Ésta es la confesión del cristianismo de principio a fin en el Nuevo Testamento. Él es el Señor.

E.Torres-Martínez

[1]  ειπεν→ Dijo αυτη→ a ella ο→ el ιησους→ Jesús εγω→ Yo ειμι→ soy/estoy siendo η→ la/el αναστασις→  Resurrección /levantamiento και→ y η→ la ζωη→ vida ο→ el πιστευων→ creyente/creyendo/(confiando) εις→ en/en un/en una /para /por /hacia dentro εμε→ a m. καν→ y si αποθανη→ muera ζησεται→ vivir.
Dijo a ella Jesús, Yo estoy siendo [PP] la resurrección y la vida, el que esté creyendo confiando hacia adentro en mi [PP], si muere, vivirá   Presente Perfecto







-->





EL DIA DE LA RECONCILIACIÓN 


Lucas 23:44-46
Desde el mediodía y hasta las tres de la tarde hubo tinieblas sobre toda la tierra. El sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por la mitad. En ese momento Jesús clamó a gran voz, y dijo: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.» Y después de haber dicho esto, expiró.” (RVC).

Marcos 15:37-38
“Pero Jesús lanzó un fuerte grito y murió. En ese momento el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.”(RVC)

¿Cómo se habrán sentido los sacerdotes que estaban cumpliendo con sus tareas en el templo ese Viernes Santo, preparándose para observar el Shabbat?   El pueblo de Israel se preparaba para la observancia del Shabbat.  Desde el más humilde de los hogares hasta el Templo y sus sacerdotes. Era el Sábado, el sagrado día del descanso según la ley mosaica y la tradición judía. El término Shabbat proviene del hebreo que quiere decir “descanso” y de ahí se deriva la palabra sábado.   Pero antes de la llegada del día de descanso, todos estaban consternados, no solo por los rumores de que habían crucificado al enviado de Dios, también por los rumores de su resurrección al tercer día de su muerte. A todo esto, se une, a la hora del mediodía un tiempo de penumbras, el día se obscureció, la luz del sol no alumbró. A pocas horas un terremoto sacude la tierra, pero lo más impresionante, y lo presencian los sacerdotes y los que les acompañaban en ese momento, fue que el velo del templo[i], la gran cortina que separaba el lugar santo del lugar santísimo[ii]se rasgó en dos, desde la cenefa hasta su borde inferior. Tenía 20 metros de altura y diez centímetros de espesor. Ahora el lugar Santísimo se veía desde el lugar Santo. Conmovidos y paralizados los presentes en el templo, veían a donde solo una vez al año el sumo sacerdote entraba para oficiar el sacrificio. Era allí donde estaba la presencia de Dios y el velo ya abierto mostraba la gloria de Dios a todo el mundo. Jesús por medio de su muerte quitó la barrera que existía para estar en la propia presencia de su Padre, y ahora, dice Hebreos 10:19-20: “Hermanos, puesto que con toda libertad podemos entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, es decir, de su propio cuerpo,” (RVC). 

En aquel día hubo gran terror en Jerusalén y específicamente en el templo, hoy ya no tenemos miedo, el SEÑOR a través de Su Hijo nos abrió el camino a Él, pues Él es ese Camino, Jesús lo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6 - RVC). Ahora somos sus hijos, al creer que Jesucristo, su Hijo, es nuestro Salvador y es el SEÑOR, nos gozamos en la verdad escrita, Su promesa: “...puesto que con toda libertad podemos entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, es decir, de su propio cuerpo, y puesto que tenemos un gran sacerdote al frente de la casa de Dios, acerquémonos con un corazón sincero, y con la plena seguridad de la fe, con el corazón purificado de una mala conciencia, y con el cuerpo lavado en agua pura. Mantengamos firme y sin fluctuar la esperanza que profesamos, porque fiel es el que prometió.
(Hebreos 10:19-23 RVC). Para Él sea la Gloria por siempre, estemos alegres, Su muerte fue un doloroso sacrificó que Jesús aceptó sufrir por nuestro pecado, que nos separaba del Padre como aquella gran cortina, y que se abrió para dejarnos estar delante del Él, en la Presencia del Padre en el gran Día de la Reconciliación.    Mi oración es que te reconcilies con Dios, que recibas y seas un seguidor de Cristo. 


BREVE PRESENTACIÓN DEL EVANGELIO PARA SALVACIÓN

Medita en cada paso con la Biblia

TODOS SOMOS PECADORES
Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos 3:23
…………………………………………………………..
LA PAGA DEL PECADO ES LA MUERTE
“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” Romanos 6:23
…………………………………………………………..
CRISTO MURIO EN NUESTRO LUGAR
“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”Romanos 5:8
…………………………………………………………..
SI CREES DE VERDAD EN ÉL SERAS SALVO
“Que, si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” Romanos 10:9
…………………………………………………………..
SI CREES EN ÉL TENDRAS VIDA ETERNA
“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vidaJuan 5:24 (Creer no es solo saber quién es y que existe, más aún es confiar en lo que hizo por ti y en sus promesas)
…………………………………………………………..
TU PUEDES SER SALVO AHORA:
Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” Juan 1

Escríbeme a edutomarhot@gmail.comy nos ponemos en contacto.



[i]"Haz una cortina de púrpura, carmesí, escarlata y lino fino, con querubines artísticamente bordados en ella" (Éxodo 26:31 NVI).
[ii]En el lugar Santísimos estaba el Arca de la Alianza y el propiciatorio formando un conjunto, también había un incensario de oro (Hebreos 9:4), que era el usado por el sumo sacerdote el día de la expiación (Levítico 16:12). Todo es símbolo de la presencia misma de Dios en ese lugar. Solo el Sumo Sacerdote entraba a ese lugar para la celebración del Yom Kippur,
  
  Muere, a los 99 años, Billy Graham*




William Franklin Graham Jr, (Billy Graham) el predicador más conocido del mundo, murió el miércoles por la mañana en Carolina del Norte (sureste de Estados Unidos).

Billy Graham, evangelista cristiano del sur de Estados Unidos, talento pionero en mezclar la fe y los medios masivos de comunicación, se convirtió en la mayor figura religiosa en la historia del país.
Graham se convirtió en una celebridad a finales de la década de los 40, por sus apasionados sermones. Desde entonces hasta el año 2000 multiplicó sus predicas por varios puntos del planeta, entre ellos la Unión Soviética y China. Ha llegado incluso a Corea del Norte en 1992 y 1994.

Durante más de 60 años, llevó con sus viajes el mensaje de Jesucristo a más de 84 millones de personas en casi 60 países diferentes. Incluso a personas cuyos hogares se encontraban detrás de la Cortina de Hierro. A estas personas que le vieron en estadios, hay que añadir los que le escucharon vía satélite, en total más de 210 millones de personas en 185 países diferentes.
Siempre un Billy Graham humilde, pero con un enorme talento para los medios de comunicación, optó por un lenguaje llano y simple. Prefirió siempre los grandes estadios antes que las iglesias, donde había más capacidad de aforo para que sus palabras llegasen al mayor número de personas.

  • No importa quién eres o lo que ha sido de tu vida hasta ahora, el resto de tu vida puede ser diferente. Con la ayuda de Dios puedes comenzar de nuevo.
  • Si quieres el plan perfecto que Dios tiene para tu vida, tendrás que ir por el camino del Calvario para conseguirlo. 
  •  La vejez puede tener sus limitaciones y desafíos, pero a pesar de ellos, nuestros últimos años pueden ser algunos de los más gratificantes y satisfactorios de nuestras vidas.
  • Dios es inmutable en su amor. Él te ama. Él tiene un plan para tu vida. No dejes que los titulares de los periódicos te asusten. Dios todavía es el soberano, todavía está en el trono
  • La oración es la comunicación espiritual entre el hombre y Dios, una relación en dos sentidos en la que el hombre no sólo debe hablarle a Dios, sino también escucharlo. La oración a Dios es como la conversación de un niño con su padre. Es natural que el niño le pida a su padre las cosas que necesita.
  • Debemos hacernos tres preguntas antes de hablar: ¿Es verdad? ¿Es bueno? ¿Glorifica a Cristo?
  • Hay tres personas en ti. Una es la persona que piensas que eres. La otra es la que otros piensan que eres. La última es la persona que Dios sabe que eres y que puedes ser a través de Cristo.
  • Las cumbres de las montañas son para las vistas y la inspiración, pero la fruta se cultiva en los valles.
  • Dios nunca enviará a nadie al infierno. Si el hombre va al infierno, él va por su propia y libre elección.
  • La comodidad y la prosperidad nunca han enriquecido tanto al mundo como la adversidad.



*Noticia publicada por:
 CNN © 2018 Cable News Network. Turner Broadcasting System, Inc.  Y
 El diario © EL MUNDO.es Avenida de San Luis 25 - 28033 MADRID Una web de Unidad Editorial